Reconocer que algo va mal en las relaciones sexuales no está «bien visto». Este falso cliché hace que asumir, enfrentar y resolver con naturalidad los problemas en el sexo parezca una utopía. Y más si hablamos de los hombres. La sexóloga y youtuber Raquel Graña asegura que la socialmente aceptada «masculinidad» hace que muchos hombres escondan y nieguen sus problemas en la cama, lo que desemboca en una frustración tan elevada que lo único que hace es empeorar la situación. Una situación que, si, tiene arreglo.

Princinpalmente se diferencian cuatro problemas en las relaciones sexuales en los hombres: La disfunción eréctil, la eyaculación precoz, la tardía y la falta de apetito sexual. La disfunción eréctil, el «mal llamado gatillazo», provoca una pérdida en la erección masculina antes o durante el coito. ¿El motivo? Principalmente los miedos y la ansiedad. «Si no existe un problema asociado a la edad o al bombeo sanguíneo, la causa es el miedo y la ansiedad por no satisfacer a la otra persona, el estrés o incluso una vida sedentaria».

[embedded content]

La eyaculación precoz y la tardía pueden tener como culpables la adquisición de malos hábitos sexuales en la adolescencia. Graña recalca la necesidad de prevenir: «A los jóvenes hay que advertirles de que masturbarse viendo porno puede causar eyaculación precoz por la alta excitación que esto supone, además, hay que enseñarlse a hacerlo de forma suave, evitar la masturbación rápida».

[embedded content]

La eyaculación tardía es justamente lo contrartio. Los hombres pueden llegar a estar manteniendo relaciones sexuales «hasta una hora» y no conseguir eyacular. Como solución : «Lo primero hay que visitar al médico para descartar causas anatómicas, pero no suele estar vindulado a esto. Lo más habitual es que sea un motivo psicológico. El experto tiene que encontrar las causas del problema para adecurar el tratamiento».

¿Pero y si lo que pasa es que no faltan las ganas? Pues es un problema igual de serio y común como los anteriores. La falta de apetito sexual está socialmente asociado a las mujeres, porque a los hombres siempre les apetece. Pero no es así. Graña asegura que son muchas las mujeres que están desesperadas porque su pareja no quiere mantener relaciones sexuales con ellas. » La falta de deseo puede estar motivada por  factores como la falta de conexión con su cuerpo, al estar centrados en el trabajo, el deporte… o por un alto consumo de porno. Hace poco se ha publicado un estudio en el que se explica que los hombres  necesitan una excitacion mayor una vez que se habitúan al consumo de porno«.

La presión de su pareja no ayudará a la recuperación del hombre. «Ellas, o ellos, les preguntan si ya no le gustan, que le pasa, que ha cambiado, ponen gestos de enfado… todo esto provoca que él se sienta presionado y no mejore y que ella o el se frustre porque no sabe qué hacer». Para esto lo mejor, indica la especialista, es hablar. Hablar y también jugar. «Yo muchas veces propongo un juego que es muy sencillo: Cuándo ha sido la úlima vez que os habeis besado como la primera vez? Muchas parejas, la gran mayoría, ni se acuerda. Hay que reforzar la parte afectiva de la pareja».

Para todo en esta vida hay solución, y en el sexo no iba a ser menos. Escucha el gabinete de sexología de Raquel Graña en Hoy por Hoy Lugo.

Escucha ¿Disfución erectil, eyaculación precoz o falta de deseo? Así se solucionan los problemas en las relaciones sexuales masculina en Play SER

Por maestro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *